Raíces profundas

Dibujo: Sara Molina

Al quebrar los últimos vientos del atardecer, Matías miró a su hijo y vio cómo la noche se dormía en sus ojos infantiles y profundos. Lo observó en silencio, callado como la hierba que descansaba a sus pies, y no pudo entender del todo que aquel hombrecito, mitad niño, mitad diablillo, formara parte de su vida, como su aliento o sus manos. Bajo el cielo en duelo, enlutado en lo alto, Matías sintió renacer su memoria. Cada año, cada uno de los siete años de su hijo, era tiempo de su tiempo, una etapa más en el resumen de su historia más reciente; quizá el periodo más amargo de su vida, en el que la desdicha y la miseria habían asolado a su familia, pero también el tramo de su existencia durante el cual con mayor intensidad había experimentado su espíritu luchador y su hombría, su satisfacción inmensa de ver crecer a su lado a ese pequeño orgullo de expresión frágil y traviesa, a quien había entregado su cuerpo y su alma.

«¡Dios mío, ya siete años», se dijo a sí mismo Matías, mientras el cántico de las estrellas rodeaba la cima oscura del firmamento. Difícilmente podía creer que tantos días sucediéndose uno a uno hubiesen transcurrido ya, con aquella vertiginosa rapidez. Habían sido tantos los hechos sucedidos, los acontecimientos vividos, que no era posible imaginar que todo aquello ya solo formara parte del recuerdo. En el transcurso de esos años él y los suyos habían pasado del esplendor a la pobreza, del deseo a la desesperanza, del valor al miedo, del pasado al presente. Únicamente algo había permanecido siempre junto a ellos: sus raíces silenciosas, arraigadas en sus corazones como sueños inmortales, sus tradiciones asentadas desde la lejana noche de los tiempos, esa especie de árbol imaginario que, al nacer, cada uno plantaba en su alma para dejar sellada la pertenencia a sí mismo y a ese pueblo al que todos rendían enamorado culto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s