Diálogo entre la hija y la madre

Palabra de escritor

Ilustración extraída del blog «Mi pequeño gran mundo» http://simplementemipequenogranmundo.blogspot.com

Siento aproximarse la noche

envuelta entre quejidos y sombras.

No temas, mi vida,

que no he de abandonarte

ni despierta ni dormida.

Tendrás que arrullarme

con tu voz de terciopelo

para que despacio me adentre

en la quietud del sueño.

Cuando llegue la hora señalada,

te susurraré al oído

una dulce y enamorada nana.

¿Y si el frío

de mi corazón se apodera?

Le diré al dios de los cielos

que envíe el fuego de una estrella.

¿Y si la oscuridad

prende el miedo en mi cuerpo?

Encenderé los luceros que habitan

en las entrañas del firmamento.

En tu regazo, madre,

los sueños se he me harán eternos.

Y si así no fuera,

acosaría a la noche

hasta dar con ellos.

Ahora sé que a tu lado

se acallarán mis temores.

Deja que te mire,

deja que te adore,

deja, mi…

Ver la entrada original 89 palabras más