«Mañana de domingo» ya está en casa

Después de un arduo periodo de gestación, tanto para escribirla como para publicarla, por fin ha llegado a casa Mañana de domingo (Avant Editorial), mi primera novela, una hermosa criatura —qué va a decir su padre— que espero que tenga una feliz y larga vida, en la que encuentre muchos lectores ávidos de historias sentimentales que también la acojan en sus casas.

Cómo duele

Palabra de escritor

Ilustración: bubulina65

Cómo duele,

segundo insensato,

la inoportuna cadencia

del tiempo pasado.

Ella es un grito

de fuego ardiendo.

En cambio a mí

me invade el silencio.

Ella es la reina

del universo;

yo apenas si domino

mis sentimientos.

Cómo duele,

noche helada,

la ciega oscuridad

que cuelga del cielo.

Ella es un argumento,

una leyenda rosa;

yo no llego a palabra

ni tan siquiera a verso.

Ella tiene un mar en su pecho

y en sus manos el firmamento.

En cambio yo, no sé cómo es la vida

que me tiembla por dentro.

Cómo duele,

amada mía,

la triste mirada

que tus ojos me envían.

Ella es una espiga

preñada de sol;

yo apenas un desierto

sediento de besos.

Ella funde

estrellas en sus labios,

mientras yo temo

el arrebato del fuego.

Cómo duele,

sueño lejano,

sentirse morir

enredado en tus brazos.

Ella peina

una mañana en sus cabellos.

Ver la entrada original 72 palabras más

¿Por qué?

Palabra de escritor

Ilustración: Kalhh

No quisiera morir en mí mismo sin antes intentar luchar por alguien, por ti quizá, si de verdad el destino acabase mediando entre nosotros, introduciéndonos en su diminuto mundo mágico, que en una décima de segundo es capaz de cambiar cualquier rumbo y aliviar el más extenuante cansancio.



Querría dejar de vivir por mí y para mí, sabiendo que detrás de alguna esquina invisible me esperas impaciente a que llegue, sollozo ligero que sería imposible apaciguar, borrando la cálida turbación que invade hasta en el último rincón de mi cuerpo.

Desearía, imposible razón, que secaras con toda la delicadeza de tus manos el sudor frío de mi frente, mientras un inimitable trasfondo de memoria comienza a renacer confundiendo la edad y el tiempo.

Desearía tenerte siempre junto a mí, obligándome con más fuerza que nunca a seguir manteniendo el persistente inconformismo de hoy para vislumbrar un futuro lejano…

Ver la entrada original 48 palabras más

Mujer

Imagen: Stefan Keller

Mirada que mata el alma,

suspiro de luna entornada,

quietud de duda constante

que ama sin temor a amar.

 

Mujer de silueta inquieta,

que con un solo paso

alcanza el dulce final

de la más amarga senda.

 

Mujer de noche perdida

en el abismo de la intriga,

corazón de niña crecida

a galope de la vida.

 

Sonrisa de mar en calma,

primorosa y delicada,

que traza la línea incierta

del más incierto querer.

 

Noche de noche clara,

paseante de calles solitarias

que enciende las sombras

que reposan en cada esquina.  

                    

Paisaje de cuerpo en llamas

imposible de sofocar,

que incendia pasiones y deseos

enterrados en áridos desiertos.

 

Mujer de efímero tiempo

que juega a concebir esperas,

ausencias y despedidas

que duelen y esperanzan a la vez.

Tiempo de silencio

Palabra de escritor

Ilustración: Sara Molina

Se me fue el tiempo. Ni siquiera me despedí de él. Antes de que pudiera darme cuenta, ya se había ido sin decir una sola palabra. Es posible que en ese momento estuviera distraído o quizá mi mente anduviese perdida en la nada, pero su marcha me pilló a traición, con el paso cambiado y el corazón a punto de dejar de latir.

Al principio no supe cómo reaccionar. Todo me resultó muy extraño. En realidad, tuve la impresión de que nada había sucedido, de que todo aquello solo era un breve intermedio que pronto tendría continuación. Pero a medida que se fueron sucediendo los minutos, las horas y los días, empecé a sentir un gélido vacío apoderándose poco a poco de mí. Noté como si el aire estuviera cargado de un delirio sofocante y el rumbo de mi vida hubiese girado hacia no se sabe dónde…

Ver la entrada original 352 palabras más