Granada atardeciendo

Palabra de escritor

Puerta Real. Atardeciendo bajo la lluvia, acuarela de Geoffrey Wynne
http://geoffreywynne.blogspot.com/

No encontré la luz

que buscaba en Granada,

la luz dormida,

doliente y gélida del alba,

la luz de la muerte,

tan amarga y callada.

No hallé las sombras

ciegamente asomadas,

ni los negros ojos del tiempo

que tímidamente me miraban.

No vi la pasión oscura

sin sentido ni alma,

como una voz terrible

que no grita ni habla.

No pude adentrarme

en los vacíos inertes de Granada,

ni ver perdidos mi amor,

mi dulce miedo y mi esperanza.

Al atardecer, al filo mágico de la duda,

herido por sus ardientes espadas,

sentí crecer la vida

la larga huida de mis fantasmas,

la frontera que firme permanece

entre el todo y la nada.

Atardeciendo en tus brazos,

en tu recóndita impaciencia, Granada,

supe que tu cegadora luz

era incandescente y dorada.

Poema incluido en «Del amor y otras locuras»…

Ver la entrada original 3 palabras más

Precipicio

Palabra de escritor

Imagen: Kalhh

Tantas y tantas veces

me asomé al precipicio,

que me cuesta entender

por qué no oteé el vacío.

Allí en las alturas,

en una cima sin cielo,

solo me cabía la voluntad

de perecer en el destierro.

Abandonado a mi suerte,

nadé a contracorriente,

alcé el vuelo sin destino alguno

a lomos de un viento gélido.

Suspendido en el tiempo,

sentí la fragilidad de la vida,

la fuerza que domaba

mi indomable espíritu.

En el árido solivianto

que a diario me atenazaba

no supe encontrarme de frente

con el coraje que me despertara.

Navegando a la deriva

en un océano que me arrastraba,

naufragué en los confines

de una isla infinita.

Perdí el sentido del espacio,

la dimensión del instante

y me acurruqué en mí mismo

buscando un consuelo estéril.

Ver la entrada original

Diálogo entre amantes

Palabra de escritor

Imagen: Giampiero Ruggieri

—¡Ven hacia aquí!

—¡Voy hacia allí!

—Te quiero cerca.

—Te quiero a ti.

—Cuando miro y no te hallo

se enloquecen mis manos.

—Cuando miro y te tengo

mi amor se hace eterno.

—¿Qué tienes?

—¿Dónde?

—En la flor de tus labios.

—Serán tus ojos, que me han besado.

—Parece una rosa de mayo.

—Será la pasión de mi amado.

—Tu perfil me recuerda

las sombras cuando despiertan.

—En tu mirada se esconde

el brillo del horizonte.

—Mariposa dorada…

—Alma enamorada…

Por tu cuerpo se enredan

laberintos de madreselvas.

—En tu pecho asoman

geranios y amapolas.

—Gacela blanca…

—Tu llamada me solivianta.

—En ti vivo

y en ti he de sufrir

—En ti suspiro,

sin ti he de morir.

Diálogo incluido en el libro El delirio de la palabra. Prosas y versos de juventud (viveLibro, 2016)

https://www.iberlibro.com/DELIRIO-PALABRA-PROSAS-VERSOS-JUVENTUD-MOLINA/19034348489/bd

Ver la entrada original